La buena comunicación no es producto del azar ni de la casualidad. Es el resultado de saber utilizar y combinar diversas tácticas, efectivas y probadas, cuya aplicación varía según el problema, la situación, el público y el contexto relacionado con lo que deseamos comunicar.

Share This

Share This

Share this post with your friends!